Vacaciones e inicio de clases

Ha terminado otro verano de descanso y exquisita diversión estival, pero felices o tristes estamos volviendo a la realidad, y aunque ustedes no lo crean sí han pasado cosas en este aparentemente calmo paréntesis. Cosas que convendría tener en cuenta para ver la forma en que el “espíritu UC”campea por estos lares.

En pleno fin del tembloroso año 2008 y comienzo del crítico 2009 la Universidad decidió finiquitar los contratos a todos los profesores del área de deportes para volver a contratarlos de nuevo, pero a plazo fijo. En otras palabras terminan contrato todos los años y tienen que pedir ser contratados de nuevo. En esa ocasión le preguntamos a la autoridad PUC cual era la política que se estaba teniendo hacia los trabajadores, ya que en el año pasado hubo una huelga en el área de la salud y luego un conato de otra más.

Nos parece claro que lo que se busca es precarizar las condiciones laborales, por lo que no es exagerado ver un negro futuro laboral interno. En todo caso, nuestra pregunta no fue respondida, sí recibió burlas y evidentes evasivas, pero respuestas convincentes no. Nada extraño si pensamos que es la Católica.

Por otro lado la eterna alza de arancel se hizo realidad nuevamente, y si bien se pudo mitigar, no se la pudo evitar. Al final, este año nuestras carreras saldrán más caras, en deportes los profesores serán sólo por el año académico, y no sabremos que pasará con nuestras carreras y el College. Sobre esto último sabemos que al menos pocos no seremos en las salas, así que por lo menos apretaditos no tendremos frío en invierno.

Es un movido verano este que termina, nuestros jefazos han mostrado nuevamente que saben escuchar pero no oír, y que en verano pueden hacer lo que les plazca. Ante esto debemos pensar en lo que se viene, leyes específicas para la educación logradas por técnicos, una Universidad que gusta de avisarnos las cosas por los diarios y una crisis económica que ya se nos vino encima. Qué hacer es la pregunta y nuestra propuesta es reforzarnos en la base, a través de nuestros propios organismos, haciéndolos verdaderamente democráticos, pero no porque sí, sino que porque si no son de esta manera nunca podremos asegurarnos de que actúen como los estudiantes queramos.

Debemos luchar porque se acepte que participemos en las instancias de la Universidad con voto y no solamente como voz (si es que tenemos voz), y que esto no se muestre como un mero regalo de la autoridad hacia nosotros, sino que se comprenda como lo que es, una conquista y un derecho irrenunciable como miembros de esta comunidad. En pocas palabras no queda más que empoderarnos a nosotros mismos, los estudiantes. En los comités curriculares, a través de los consejeros académicos, en nuestros centros de estudiantes, grupos de base etc.

Cada vez que logremos un espacio de participación nos estaremos revalidando como actores sociales reconocidos, con opinión y capacidad de acción. Al contrario, cada vez que nos quedemos pasivos daremos pie a que se nos pase por encima. Si durante el año nos mostramos dubitativos permitiremos que en el verano pase lo de siempre, pero es porque no tenemos la fuerza para impedirlo, no por otra razón. Así, la salida que vemos es participar, lo decimos nuevamente, pero abriendo espacios que nosotros nos ganemos, ojala con el apoyo de nuestros docentes.

En todo caso y para terminar, es importante señalar que no vemos el marco interno como nuestro límite de acción, sino que recalcamos que tenemos el deber de actuar en la sociedad, pero para hacerlo bien tenemos que estar organizados con fuerza y democráticamente. Esto no evita que debamos actuar y preocuparnos de lo que acontece fuera hasta estar completamente desarrollados. Nuestro rol sólo se cumple a cabalidad si actuamos en la sociedad y no en un puro espacio de ella. Pero son las mismas coyunturas las nos permitirán justamente avanzar en nuestras posturas, pues es la acción la que nos permite organizarnos mejor.

En fin, a esto es a lo que los invitamos, a participar, crear, ser actores, crear instancias, pero para que exista una participación directa y valedera no sólo para nosotros, sino que para que la misma autoridad nos tenga que escuchar, quiera o no y así cambiar la sociedad.

Anuncios

¿Y tú, qué piensas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s