y… que pasa con la UC? (Bienvenidos Novatos)

El escenario político, al interior de la Universidad Católica, a diferencia de otras universidades, es lo más parecido a lo que podemos ver a nivel nacional.

Una izquierda disgregada, una derecha “todopoderosa” y un nivel de control y censura que pone en cuestión el aspecto universitario. Esto a claras luces puede resultar un problema a la hora de ejercer cierto “Poder Estudiantil”, pero al mismo tiempo (y más nos vale verlo así) este escenario adverso nos otorga muchas oportunidades para desarrollar una política crítica más seria y más apegada a lo que es el desinterés general de la gente común y corriente. En comparación a la política universitaria de izquierda en otras universidades, que más bien responde a una suerte de oasis en medio del desierto de la política nacional, en la “Ponti” la radicalidad está descartada en su obviedad y en su vacío práctico, otorgándonos un lugar de ensayo para establecer objetivos y métodos más cercanos a la realidad. De una u otra forma esto ha sido desaprovechado por la izquierda y muy bien aprovechado por la derecha, llegándose a convertir esta Universidad en un bastión para el gremialismo y para los futuros ideólogos del neoliberalismo

Es cierto que no contamos (la izquierda en general y los grupos anarquistas en particular) con un gran poder de convocatoria, no es menos cierto que la responsabilidad de este fracaso se debe a los mismos grupos de izquierda, los cuales se han empantanado en discusiones estériles otorgándole a la derecha espacios de participación estudiantil que históricamente no le han pertenecido.

Por otro lado, agrupaciones anarquistas, haciéndose eco de su dogmatismo “anti-institucional”, han renunciado a la opción de querer potenciar el movimiento estudiantil desde sus bases, confundiendo partidismo con una acción política democrática, horizontal y de las mayorías, quedando en una posición estética de rebeldía, pero muy alejado de la idea de querer fomentar el poder social.

Como podemos ver, son más las responsabilidades que el escenario adverso, lo que ha determinado la situación crítica de la “izquierda” en la universidad, y esto es algo de lo que las nuevas generaciones de estudiantes se deben hacer cargo. Que más allá de sentirse parte de los “conscientes”, deben saber ser parte de la construcción de una vida universitaria más democrática en todos sus términos, desde la conformación de una comisión para tal o cual cosa, hasta la idea de formar parte de la FEUC. El principio de las mayorías y de la inclusión debe ser la base del posible nuevo movimiento estudiantil.

Pero lo “pontificio” nadie nos lo quita. En diversas oportunidades hemos sentido el peso del control y de la censura de la universidad, además de la formación ideológica que se nos entrega con ramos como los “teológicos”, “antropológicos” y el querido “introducción a la economía”. Éstos son, sin lugar a dudas, un pack que nos enseña a cómo se debe vivir la pobreza y cómo legitimar el capitalismo bajo los principios de productividad y eficiencia. La elección de estos ramos no ha sido dejada al azar. No resulta para nada extraño el hecho de que paulatinamente una mayor cantidad de estudiantes provenientes de los quintiles más pobres esté ingresando a la universidad, muchos de ellos provenientes de colegios gerenciados por fundaciones católicas ultra conservadoras, creando, de este modo, un ciclo formativo en función de la evangelización de los pobres a través de los dogmas del libre mercado y la bendición de la riqueza. Un ejemplo más. Durante el transcurso del año pasado nuestro querido rector intentó establecer un test complementario a la PSU para crear un nuevo tipo de estudiante “PUC”, esta nueva prueba de ingreso evaluaría lo tan católico que son los que pretendieran entrar a la universidad e identificar, al mismo tiempo, una posible oveja descarriada que pudiera poner en cuestión el plan evangelizador de rectoría.

Si eres una de las persona que le gusta el “ponceo”, que le gusta “perrear” hasta más no poder, o si tienes un tatuaje con los números de don Sata o eres Ateo por la gracia de Dios, lo más probable es que en estos momentos tendrías que estaren una sala de interrogación poniendo a prueba todo lo que sabes de los sermones de misericordia y redención escuchados en el colegio como en la televisión.

Ahora bien, si pretendes extender el fuego interno de la revolución a toda la universidad, más te vale tener una precaución extrema. En los últimos años se han sumariado una gran cantidad de estudiantes por cuestionar algunos íconos del catolicismo, siendo muchos de ellos expulsados tras un proceso “seudo judicial”, lo más parecido a la inquisición. Y es que aquí antes de la idea de universidad, y todo lo que ello implica, el peso de lo “pontificio” anula cualquier intención de discusión y debate.

 

Por eso más vale escribir con seudónimo.

 

El recepcionista.

 

¿Y tú, qué piensas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s