¡Bienvenid-s novat-s!

Hola novatos y novatas, bienvenid@s a una de las universidades más prestigiosas del país, les deseamos una grata estancia como parte del Frente de Estudiantes Libertarios (FEL). Nosotros, al igual que ustedes, entramos a esta universidad por diversos motivos, porque  en la UC hay una infraestructura que nos iba a permitir estudiar con comodidad, porque la UC tiene un prestigio social, porque la carrera que queríamos estudiar decían que era mejor aquí que en otras universidades, porque había becas que nos permitían estudiar, y un largo etcétera. Y sin embargo creemos que la UC tiene mucho por mejorar, sobre eso es que nos queremos referir en adelante.

Como FEL, creemos que es necesaria una transformación social que permita a la humanidad en su conjunto la apropiación sobre cada una de sus vidas y la conquista de derechos sociales básicos que nos permitan ir avanzando hacia una vida dentro de relaciones comunistas, horizontales y humanas, sin jefes ni amos. La anterior es una declaración de principios que pierde el sentido en la medida que no seamos capaces de ir construyendo desde hoy las condiciones que favorezcan un nuevo estado de cosas; como estudiantes libertarios entendemos, entonces, que el presente debe ser de lucha contra todas aquellas cuestiones que impiden la realización de una vida plena para cada uno de los individuos, para cada una de las sociedades. Es por lo anterior que creemos que tiene sentido poner esfuerzos y alegría en la construcción de una UC distinta, más democrática, más pública, con una orientación de servicio hacia el pueblo en su conjunto, dejando de dirigir el conocimiento que en ella se produce, hacia la satisfacción de las necesidades del gran capital.

La construcción de una UC distinta, se liga íntimamente con la constitución de un sistema educativo que en su conjunto se oriente al beneficio del pueblo y que esté basado en condiciones muy distintas a las que actualmente lo definen; el lucro debe ser erradicado en todas sus formas, los estudiantes debemos re-tomar nuestro lugar, superando la posición de consumidores a la que nos han querido ceñir, el Estado debe fortalecer las instituciones de su propiedad, como condición para la recuperación de la educación superior pública. Los cambios en el plano de las universidades, en todo caso, serán siempre insuficientes si no se considera la necesidad de recuperar y construir educación pública y de calidad desde los niveles inicial y escolar.

Todo lo anterior podría ser una declaración de intenciones y consignas vacías, si no reconociéramos que en los años 2011 y 2012 nosotros mismos hemos sido partícipes de un movimiento social y estudiantil que ha exigido cambios profundos en el plano educativo, y que desde el 2012 se ha iniciado un proceso de Reforma Interna en nuestra universidad, que si somos capaces de conducir con madurez y decisión, podría desencadenar procesos positivos que hicieran desanclar a la UC de su funcionamiento añejo en el que los estudiantes no tenemos nada que decir ni hacer la momento de elegir a las autoridades, desde los directores de carrera al rector, y mucho menos somos tomados en cuenta a la hora de determinar hacia dónde se dirige el conocimiento producido en la UC, siendo tomados mucho menos en cuenta que Monsanto, Luksic o Angelini; nombres que sin mucho trabajo podríamos encontrar insertos en el funcionamiento de algunas facultades de nuestra universidad..

Para finalizar, solo nos interesaría recalcar que sabemos que quizás a muchos no les interese hacerse parte de los procesos de cambio que ya están en marcha en Chile y en la UC, pero también sabemos  que somos muchos más quienes estamos dispuestos a trabajar con responsabilidad para construir otra UC, otro Chile.

 

de felpuc Publicado en FeL

Trabajos de la organización

El Frente de Estudiantes Libertarios se vincula a través de su labor cotidiana con distintos espacios sociales, generando redes de apoyo mutuo para enfrentar las problemáticas de cada sector. Como FEL entendemos que todas estas luchas apuntan a una misma dirección: la construcción de poder popular y a la superación del sistema capitalista. Así trabajamos tanto en niveles secundarios como universitarios, pero además a través de la mesa sindical y la mesa barrial nos relacionamos con otras organizaciones.

Plataformas universitarias: dentro de las universidades el FEL establece alianzas con distintos sectores apostando a la unidad de los estudiantes de izquierda. Con este fin se han levantado plataformas como CRECER (PUC), LUCHAR (U. de Chile) y RAIZ (U. Alberto Hurtado), éstas buscan hacer política desde el mundo estudiantil. Esto cobra sentido al considerar a la Universidad como un espacio reproductor y generador de las relaciones de dominación, por lo tanto se hace fundamental actuar en ella.

Mesa sindical: el FEL comparte día a día con distintos sindicatos, otorgándoles un apoyo fraterno y continuo a estas organizaciones, estableciendo lazos que van más allá de los momentos de huelga. Además el año 2012 se impulsó el Congreso por un Nuevo Sindicalismo reuniendo a sindicatos que se buscan constituir con bases en la horizontalidad y la democracia.

Mesa Barrial: es la instancia a través de la cual pretendemos desarrollar proximidad con iniciativas que desde el campo territorial apunten a generar un trabajo permanente que se dirijan hacia la construcción de poder local desde los mismos barrios. El trabajo si bien es incipiente se caracteriza por la coordinación, el apoyo y la acción conjunta de distintos sectores.

         Además el FEL tiene relaciones con otras organizaciones, como la UMLEM (Unidad Muralista Luchador Ernesto Miranda) la que dota de una estética propia del mundo libertario los muros de las distintas ciudades del país.               

de felpuc Publicado en FeL

¡Bienvenidos!

544739_4781488054223_1294865032_n

¿Qué es el FeL?

El Frente de Estudiantes Libertarios es una organización político-social de intención revolucionaria, que busca unir al movimiento estudiantil en pos de avanzar en la transformación de la sociedad. Es una organización de carácter nacional integrada por militantes de diferentes instituciones del país, que convergen en una estructura federativa y horizontal, que tiene como finalidad levantar un movimiento estudiantil verdaderamente comprometido con la defensa y la lucha por una Educación Pública de Calidad al servicio y bajo la dirección de las mayorías, es decir desde y para el Pueblo. La organización político social nace y se nutre de un espacio social particular, a saber: el espacio educativo-estudiantil. Sin embargo, entendemos que somos parte de un proceso que nos sobrepasa, por ello creemos en la necesidad de insertar la lucha estudiantil dentro de un plano mayor, en articulación con otros actores sociales de forma amplia y horizontal bajo los valores de solidaridad, justicia e igualdad, dándole así un carácter revolucionario y buscando cambios radicales y reales desde el presente inmediato. Es desde este limitado espacio (el estudiantil) que se orientan las diversas luchas reivindicativas hacia un proyecto mayor que busca la transformación radical de la sociedad chilena en su conjunto.

Por libertario entendemos no un ideal específico sino una serie de orientaciones y prácticas articuladas por la intención revolucionaria de la organización y sus militantes. Consideramos necesaria la organización basada en los principios de democracia directa, que implica la participación concreta de las bases, condición que posibilita la efectividad, solidez y coherencia de las discusiones y las decisiones tomadas.

En este amplio marco confluyen compañeros de diversas tendencias revolucionarias de carácter libertario, así como compañeros sin una formación política previa, unidos por la convicción de que se hace urgente un cambio radical en el estado actual de la sociedad, y que para lograrlo debemos acumular fuerzas para la construcción de poder obrero y popular. ¡ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHAN!

de felpuc Publicado en FeL

Frente a las elecciones Municipales

Frente a las elecciones municipales, la discusión al interior de la izquierda del país se polariza principalmente en dos propuestas: la de participar en las elecciones el 28 de octubre, ya sea apoyando al Partido Comunista o al Partido Igualdad –y sus respectivos aliados-, y la de no hacerlo. En respuesta a este escenario, algunos movimientos políticos dentro de la Izquierda de Intención Revolucionaria (IIR) han hecho un llamado a funar las elecciones municipales. Sin embargo, esta apuesta ha carecido de un contenido estratégico, quedándose principalmente en la mera consigna antielectoralista. Se hace necesario entonces la construcción de una alternativa que se dirija a dotar de contenido la critica actual a la institucionalidad y que tenga la vista puesta en la construcción de soberanía popular.

LA CONFIGURACIÓN DEL ESCENARIO

En este momento la mayoría de la izquierda extra parlamentaria –Izquierda Cristiana, MAS, MAIZ, Nueva Izquierda– se encuentra en un proceso acelerado de incorporación a la apuesta del gobierno de nuevo tipo, propuesta por el Partido Comunista, y que gira en torno a la figura de Bachelet; además de lo anterior, se propone acumular capital político desde el conjunto del mundo popular tras las movilizaciones de los últimos años. Frente a esto, urge evitar que esta última situación se profundice, pero además, es importante levantar una alternativa real frente a los intentos de dar una respuesta “por la izquierda, pero desde la institucionalidad” a la conflictividad social del 2011, como lo hace el Partido Igualdad buscando tensionar la estructura autoritaria de la misma.

Hoy en día, hay elementos claros –dos cierres estructurales- que demuestran la incapacidad de lograr avances reales desde la participación electoral. El primero de estos cierres es el institucional y que se traduce en la incapacidad efectiva de los concejos municipales para realizar transformaciones, lo que cercena la capacidad de influencia de organizaciones sociales y de base en la toma de decisiones. El segundo cierre es uno de carácter político, y tiene que ver con la incapacidad de la izquierda de poder contar con una fuerza propia suficiente para tener una presencia importante en la institucionalidad, por lo que la obliga a realizar pactos con los partidos políticos de la Concertación. Esta alianza se hace entonces indispensable para tener niveles básicos de influencia en instituciones como el parlamento o los municipios. Sin embargo, la actuación de la izquierda dentro de esta alianza durante los últimos años –por no mencionar durante sus gobiernos-, demuestra su incapacidad de generar un camino distinto al neoliberalismo. Debido a todo esto, la apuesta del PC implica incorporarse en una posición de subordinación frente a la Concertación en un eventual pacto, mientras la misma debilidad de la izquierda impide que el Partido Igualdad aparezca como una alternativa dentro del juego electoral.

De esta forma, el centro del problema que enfrenta la izquierda no es si votar o no –un tema meramente táctico, en una coyuntura muy específica- sino que se encuentra en la discusión estratégica a mediano plazo, en la propuesta de construcción de programa, en la política de alianzas y en la lectura con respecto al Estado que se realiza. En este sentido y fuera de esa dicotomía, planteamos la necesidad de generar una alternativa de izquierda que se dirija hacia la construcción de soberanía popular, que se encargue de generar las condiciones para la construcción de poder popular.

NUESTRA ALTERNATIVA

En estos momentos es la izquierda de intención revolucionaria la que tiene el mayor desafío por delante. El Partido Comunista tiene clara su apuesta estratégica de construcción, mientras que el resto de la izquierda no ha sido capaz de superar un estadio básico de las consignas anti-electorales. No estamos ante un escenario en el que los sectores populares toman la ofensiva política, sino más bien ante una nueva oportunidad de avanzar en el proceso de reorganización del movimiento popular. Es por ello que hoy nuestra respuesta frente a las elecciones se encuentra dirigida a levantar una alternativa de construcción de organización popular, entendiendo que es una apuesta cuya materialización es en el mediano plazo.

Es importante no olvidar que durante los últimos años, debido al alza de la movilización social y a la incapacidad del Estado –y del modelo en su conjunto- de asumir las demandas de los sectores movilizados, se ha dado un proceso paulatino de deslegitimación del aparato institucional en su forma actual. De esta forma, el parlamento y el Estado cada vez se han ido visibilizando más como lo que son: herramientas de control por parte de quienes históricamente han detentado el poder. Frente a todos estos elementos la salida que vislumbramos es fortalecer las organizaciones de base y sus procesos de debate y discusión política, asumiendo que ante el Estado la única forma de conseguir avances en las demandas del pueblo es la construcción de Poder Popular, la institucionalidad se verá tensionada en la medida que seamos capaces de construir un alternativa de organización y participación. En esa línea de construcción planteamos una alternativa que en sí misma dice no a las salidas electorales y plantea una forma de democracia mucho más participativa e inclusiva.

Nuestra alternativa se entronca entonces, en la orientación estratégica de construcción de Poder Popular, esto es, la capacidad del pueblo de tomar el poder en sus manos a través de sus organizaciones de base, avanzando en torno a las demandas emanadas desde su seno de acuerdo a las necesidades reales de la clase trabajadora. En este sentido, nuestra respuesta no es el llamado a no votar, tampoco a sí hacerlo, sino que es a construir una propuesta, un programa que emerja desde el pueblo, para lo cual se requiere avanzar en la recomposición de la organización del mismo y de un proceso de discusión propositiva que desarrolle perspectiva al interior de la IIR.

¡Porque el modelo no cederá, a construir Poder Popular!

¡Arriba las y los que luchan!

Frente de Estudiantes Libertarios

¡Comenta y comparte!